+34 666 16 56 16 hola@abogadoenrollado.com

MENORES

La responsabilidad jurídica que abarca desde los 14 a los 18 años

¿Es tu hijo víctima de bullying o acoso escolar?¿Necesitas ayuda para solucionar problemas en procesos de adopción, incidencias en guarderías o colegios, etc.?

Cada año que pasa se multiplican los problemas jurídicos entre menores. No como algo “que ha pasado toda la vida”, no. Es una lacra que se ha incrementado con el mal uso de las redes sociales y que debe empezar a tomarse en serio, puesto que lo que empieza como un juego de niños se convierte en un problema de adultos.

Porque los problemas ahora también son digitales. Antes del boom tecnológico, un adolescente cualquiera se sentía protegido en su hogar. Los problemas del colegio, del instituto, la dificultad de la connivencia social a esa edad… todo eso quedaba fuera. Pero ya no. Ahora están siempre conectados y se acentúan en la red, donde todos los adolescentes están conectados continuamente. Tal es el estrés que mantienen con el móvil que se ha convertido en el principal foco del conflicto.

 

Porque los padres no siempre lo sabemos todo (somos humanos).
Si te sientes reflejado en esta afirmación, olvídate de abogados generalistas y fórmulas standard… Ponte en manos de especialistas.
Gracias a mi empatía y experiencia con los menores estarás tranquilo sabiendo que tus hijos están protegidos en todo momento, ofreciéndote una solución de principio a fin.

Antes de seguir adelante, mira lo que dicen algunos clientes sobre mí:

Mi hijo empezó a frecuentar malas compañías y cuando me quise dar cuenta estaba implicado en el robo de varias motos… No sé en qué momento le perdí la pista pero tras el paso por el juzgado y desde que se ha sometido al programa de libertad vigilada parece que está reorganizando su vida.

¿En qué áreas te puedo ayudar?

Protección
  • Acogimientos, guarda de hecho, tutela de menores.
  • Expedientes Administrativos de protección de menores: declaración de riesgo y desamparo.
  • Impugnación resoluciones administrativas en materia de protección de menores.
  • Patrimonio de menores: venta de elementos del mismo.
Reforma
  • Asistencia a menores en declaraciones ante policía, Fiscalía y Juzgado de Menores.
  • Expedientes de responsabilidad penal de menores.
  • Ejecución de medidas.
  • Responsabilidad civil por ilícitos de menores.

La infancia está dotada de una especial protección que convierte en protagonistas de múltiples procedimientos a los menores: adopción, tutela, guarda, custodia… son respuestas a las situaciones de riesgo, abandono y desamparo menores. Acudir o instar estos procedimientos sin el asesoramiento adecuado, es un riesgo que no debes asumir.

La especial protección también alcanza a los menores que infringen la normativa penal, cuyas causas son vistas por los Juzgados de Menores, donde la presencia del especialista durante el procedimiento y a lo largo del cumplimiento de la medida por el menor, es fundamental.

Como tu abogado me encargaré personalmente de toda actuación legal necesaria para la resolución total de tu asunto jurídico, como por ejemplo:

  • bullying o acoso escolar.
  • ciberacoso.
  • retirada de imágenes de menores en Internet.
Javier Díaz-Flores

Abogado Enrollado

La familia unida jamás será vencida

Cuando un adolescente llega a casa con problemas, el hogar se desmorona. Es necesario entonces acudir a un profesional que esté habituado a mediar en un hogar con problemas y no sólo poner la atención en el adolescente. También concentrarse en la situación personal de los padres para saber cómo la familia pueda ayudar a salir de esta situación unida.

Muchas veces (no siempre) la falta de una buena actitud, de una educación mejor dirigida, es el germen de los problemas Pero debemos comprender que los padres, por muy padres que sean, también nos equivocamos. Como cualquiera.

Es importante hablar de los sentimientos. La falta de comunicación es otro de los grandes gérmenes de los desarreglos emocionales. La falta de una conversación profunda y sincera, la confesión de lo que nos duele y lo que no es fundamental para que nuestros lazos afectivos estén sanos.

El problema es que no sabes cómo hacerlo o, tal vez, lo hayas intentado sin ningún asesoramiento profesional.

¿Quieres ayudar a tu hij@ a salir del problema en que anda metido sin

miedo a que se repita la misma conducta una y otra vez?

Contrata nuestro servicio y te ayudaremos a cuidar de tus hij@s:

– Asesoramiento profesional especializado

– Asistencia durante todo el procedimiento judicial

– Diálogo empático intrafamiliar

– Dudas o recomendaciones posteriores

Valor añadido

ACUDIR A UN PROFESIONAL ES LA MEJOR SOLUCIÓN PARA RECONDUCIR UNA CONDUCTA

Se pueden producir cambios de hábitos, como uso de dispositivos móviles, baja asistencia a clase, ausencia en actividades preferidas, altibajos en rendimiento escolar, variaciones en sus actividades de ocio, cambios alimenticios significativos, dependencia hacia un adulto, modificación de sus costumbres de tiempo libre.

Además se pueden producir cambios en su conducta, disminuye la capacidad de concentración y atención, estados de humor: irascibilidad y tristeza, aislamiento y rechazo social y ruptura con su círculo de confianza más íntimo.

¿A quién va dirigido este servicio?

Padres que después de haber intentado todo por reconducir a su hij@ han perdido la fe en él.

Madres que quieren ofrecer a sus hijos la salida más satifactoria sin perder su autoridad.

Tutores responsables que quieren realizar operaciones sobre el patrimonio del tutelado por su bien.

Gente comprometida que quiere contribuir a la sociedad adoptando a menores en cualquiera de los regímenes permitidos.

 Personas preocupadas por el mal uso que se da a las tecnologías y el riesgo que ello supone para los menores.

¿Qué opinan del Abogado Enrollado?

Tuve que cometer un error para conseguir algo y esto me llevó al juzgado de menores. Gracias a la atención y desenvoltura de mi abogado todo quedó en una pena mínima que además me ha ayudado a realmente conseguir lo que quiero.

Robert Rares

Durante mucho tiempo los amigos del colegio me vejaron y se rieron de mí. Todo esto me traumatizó. Dejé de hablar en casa y bajó radicalmente mi rendimiento escolar… Cuando por fin denuncié mi vida empezó a cambiar y quiero agradecerle a mi abogado y mi familia que siempre estuvieran a mi lado.

Miguel

¿Tienes dudas?

Escríbenos a hola@abogadoenrollado.com y resolveremos cualquier duda que tengas
¿Cuando se inicia un procedimiento penal frente a un menor de edad?

En el momento en que el Fiscal de Menores tiene conocimiento de la posible comisión de un delito por personas mayores de 14 años y menores de 18, así lo dispone el artículo 1 de la Ley 5/2000.

¿Cuánto tiempo puede estar detenido un menor por la Policía?

La detención de un menor no podrá durar más tiempo del estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos, y, en todo caso, dentro del plazo máximo de 24 horas, el menor deberá ser dejado en libertad o puesto a disposición del Ministerio Fiscal.

El Ministerio Fiscal en un plazo máximo de 48 horas desde la detención por la Policía deberá decidir si le deja en libertad o si pide medidas cautelares al Juez de Menores. 

¿Es necesaria la asistencia de un Abogado en un procedimiento de menores?

Sí, es obligatorio que todo menor al que le sea imputada la comisión de un delito  esté asistido por un Letrado desde el momento mismo de la detención, si esta se produjera.

Incluso tiene derecho a entrevistarse con el Abogado antes de prestar declaración ante la Policía, cosa que los mayores de edad no pueden hacer.

En caso de carencia de medios será designado uno de oficio.

¿Si el denunciante retirase la denuncia se archivaría el procedimiento?

No, salvo que se tratase del delito o falta de injurias o calumnias, el resto son delitos públicos y por tanto el Ministerio Fiscal ha realizar las indagaciones necesarias para el esclarecimiento de los hechos.

¿Qué penas pueden ser impuestas a los menores de edad?

A los menores de edad no se les imponen penas son medidas de seguridad y se adoptarán en función de la edad, las circunstancias personales, familiares y sociales del menor y su personalidad, buscando siempre las que sean más convenientes para su formación y educación.

Las medidas que pueden ser impuestas son las siguientes:

Internamiento en régimen cerrado. Las personas sometidas a esta medida residirán en el centro y desarrollarán en el mismo las actividades formativas, educativas, laborales y de ocio.

Internamiento en régimen semiabierto. Las personas sometidas a esta medida residirán en el centro, pero podrán realizar fuera del mismo alguna o algunas de las actividades formativas, educativas, laborales y de ocio establecidas en el programa individualizado de ejecución de la medida. La realización de actividades fuera del centro quedará condicionada a la evolución de la persona y al cumplimiento de los objetivos previstos en las mismas, pudiendo el Juez de Menores suspenderlas por tiempo determinado, acordando que todas las actividades se lleven a cabo dentro del centro.

Internamiento en régimen abierto. Las personas sometidas a esta medida llevarán a cabo todas las actividades del proyecto educativo en los servicios normalizados del entorno, residiendo en el centro como domicilio habitual, con sujeción al programa y régimen interno del mismo.

Internamiento terapéutico en régimen cerrado, semiabierto o abierto. En los centros de esta naturaleza se realizará una atención educativa especializada o tratamiento específico dirigido a personas que padezcan anomalías o alteraciones psíquicas, un estado de dependencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas, o alteraciones en la percepción que determinen una alteración grave de la conciencia de la realidad. Esta medida podrá aplicarse sola o como complemento de otra medida prevista en este artículo. Cuando el interesado rechace un tratamiento de deshabituación, el Juez habrá de aplicarle otra medida adecuada a sus circunstancias.

Tratamiento ambulatorio. Las personas sometidas a esta medida habrán de asistir al centro designado con la periodicidad requerida por los facultativos que las atiendan y seguir las pautas fijadas para el adecuado tratamiento de la anomalía o alteración psíquica, adicción al consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas, o alteraciones en la percepción que padezcan. Esta medida podrá aplicarse sola o como complemento de otra medida prevista en este artículo. Cuando el interesado rechace un tratamiento de deshabituación, el Juez habrá de aplicarle otra medida adecuada a sus circunstancias.

Asistencia a un centro de día. Las personas sometidas a esta medida residirán en su domicilio habitual y acudirán a un centro, plenamente integrado en la comunidad, a realizar actividades de apoyo, educativas, formativas, laborales o de ocio. (abogado especialista defensa penal menores).

Permanencia de fin de semana. Las personas sometidas a esta medida permanecerán en su domicilio o en un centro hasta un máximo de treinta y seis horas entre la tarde o noche del viernes y la noche del domingo, a excepción, en su caso, del tiempo que deban dedicar a las tareas socio-educativas asignadas por el Juez que deban llevarse a cabo fuera del lugar de permanencia.

Libertad vigilada. En esta medida se ha de hacer un seguimiento de la actividad de la persona sometida a la misma y de su asistencia a la escuela, al centro de formación profesional o al lugar de trabajo, según los casos, procurando ayudar a aquélla a superar los factores que determinaron la infracción cometida. Asimismo, esta medida obliga, en su caso, a seguir las pautas socio-educativas que señale la entidad pública o el profesional encargado de su seguimiento, de acuerdo con el programa de intervención elaborado al efecto y aprobado por el Juez de Menores. La persona sometida a la medida también queda obligada a mantener con dicho profesional las entrevistas establecidas en el programa y a cumplir, en su caso, las reglas de conducta impuestas por el Juez, que podrán ser alguna o algunas de las siguientes:

1ª Obligación de asistir con regularidad al centro docente correspondiente, si el menor está en edad de escolarización obligatoria, y acreditar ante el Juez dicha asistencia regular o justificar en su caso las ausencias, cuantas veces fuere requerido para ello.

2ª Obligación de someterse a programas de tipo formativo, cultural, educativo, profesional, laboral, de educación sexual, de educación vial u otros similares.

3ª Prohibición de acudir a determinados lugares, establecimientos o espectáculos.

4ª Prohibición de ausentarse del lugar de residencia sin autorización judicial previa.

5ª Obligación de residir en un lugar determinado.

6ª Obligación de comparecer personalmente ante el Juzgado de Menores o profesional que se designe, para informar de las actividades realizadas y justificarlas. (abogado especialista defensa penal menores).

7ª Cualesquiera otras obligaciones que el Juez, de oficio o a instancia del Ministerio Fiscal, estime convenientes para la reinserción social del sentenciado, siempre que no atenten contra su dignidad como persona. Si alguna de estas obligaciones implicase la imposibilidad del menor de continuar conviviendo con sus padres, tutores o guardadores, el Ministerio Fiscal deberá remitir testimonio de los particulares a la entidad pública de protección del menor, y dicha entidad deberá promover las medidas de protección adecuadas a las circunstancias de aquél, conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/1996.

La prohibición de aproximarse o comunicarse con la víctima o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez. Esta medida impedirá al menor acercarse a ellos, en cualquier lugar donde se encuentren, así como a su domicilio, a su centro docente, a sus lugares de trabajo y a cualquier otro que sea frecuentado por ellos. La prohibición de comunicarse con la víctima, o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez o Tribunal, impedirá al menor establecer con ellas, por cualquier medio de comunicación o medio informático o telemático, contacto escrito, verbal o visual. Si esta medida implicase la imposibilidad del menor de continuar viviendo con sus padres, tutores o guardadores, el Ministerio Fiscal deberá remitir testimonio de los particulares a la entidad pública de protección del menor, y dicha entidad deberá promover las medidas de protección adecuadas a las circunstancias de aquél, conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/1996.

Convivencia con otra persona, familia o grupo educativo. La persona sometida a esta medida debe convivir, durante el período de tiempo establecido por el Juez, con otra persona, con una familia distinta a la suya o con un grupo educativo, adecuadamente seleccionados para orientar a aquélla en su proceso de socialización. (abogado especialista defensa penal menores).

Prestaciones en beneficio de la comunidad. La persona sometida a esta medida, que no podrá imponerse sin su consentimiento, ha de realizar las actividades no retribuidas que se le indiquen, de interés social o en beneficio de personas en situación de precariedad. (abogado especialista defensa penal menores).

Realización de tareas socio-educativas. La persona sometida a esta medida ha de realizar, sin internamiento ni libertad vigilada, actividades específicas de contenido educativo encaminadas a facilitarle el desarrollo de su competencia social. (abogado especialista defensa penal menores).

Amonestación. Esta medida consiste en la reprensión de la persona llevada a cabo por el Juez de Menores y dirigida a hacerle comprender la gravedad de los hechos cometidos y las consecuencias que los mismos han tenido o podrían haber tenido, instándole a no volver a cometer tales hechos en el futuro.

Privación del permiso de conducir ciclomotores y vehículos a motor, o del derecho a obtenerlo, o de las licencias administrativas para caza o para uso de cualquier tipo de armas. Esta medida podrá imponerse como accesoria cuando el delito o falta se hubiere cometido utilizando un ciclomotor o un vehículo a motor, o un arma, respectivamente.

Inhabilitación absoluta. La medida de inhabilitación absoluta produce la privación definitiva de todos los honores, empleos y cargos públicos sobre el que recayere, aunque sean electivos; así como la incapacidad para obtener los mismos o cualesquiera otros honores, cargos o empleos públicos, y la de ser elegido para cargo público, durante el tiempo de la medida.

¿La condena impuesta a un menor de edad genera antecedentes penales?

No, en ningún caso una persona tendrá antecedentes penales por los hechos que cometiese siendo menor de edad, cosa distinta será la existencia de antecedentes policiales, es decir, que en los ficheros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado queden sus datos registrados, para suprimirlos se podrá instar la correspondiente cancelación.

¿Quién decide qué medidas se han de imponer al menor?

Es el Juez el que decide la medida que se ha de imponer al menor o incluso el Ministerio Fiscal, en determinados supuestos.

En ambos casos se tendrá muy en cuenta el Informe elaborado por el Equipo Técnico, en el que profesionales adscritos a la Fiscalía, expresarán la medida que entienden más adecuada para el menor.

En este informe se informará sobre la situación psicológica, educativa y familiar, así como sobre su entorno social, y en general sobre cualquier otra circunstancia relevante.

¿Pueden se impuestas medidas cautelares a un menor antes de que haya una Sentencia?

Sí, en determinados supuestos el Juez de Menores a petición del Ministerio Fiscal puede acordar, tras la celebración de una audiencia, que el menor quede sometido a una o varias medidas cautelares.

Para ello han de existir indicios racionales de la comisión de un delito por parte del menor y el riesgo de eludir u obstruir la acción de la justicia o de atentar contra los bienes de la víctima.

Las medidas podrán consistir en:

– Internamiento en Centro. (Por un periodo de seis meses prorrogables tres más)

– Libertad Vigilada. (Se puede imponer hasta la fecha de la Sentencia firme)

– Prohibición de Aproximarse o Comunicarse con la víctima o con sus familiares u otras personas que determine el Juez. (Se puede imponer hasta la fecha de Sentencia Firme)

¿La consulta inicial está incluida en el coste del servicio?
Sí, la primera consulta tiene un coste de 50€ que se abona en el acto y  se descontará de la factura final
¿Este servicio es válido sólo para residentes de la Comunidad Valenciana?

Actualmente, sólo disponemos oficinas en Valencia, Alicante y Castellón para actuar presencialmente pero cabe la opción de contratar nuestros servicios en cualquier parte de España.

¡Infórmate!

Visítanos o envíanos un mail con tus datos y te llamamos.

También puedes ponerte en contacto mediante nuestro teléfono o redes sociales.

Contáctame

Av/ Dr. Waksman 8-8, 46006, Valencia

+34 666 16 56 16

hola@abogadoenrollado.com

*